Cuando muere un ser querido, es complicado ayudar a los miembros más pequeños de la familia. Los niños tienen la capacidad de entender la muerte según su edad, personalidad y contexto, y aunque cada uno tiene una manera de actuar muy particular, existen parámetros que nos pueden ayudar al momento de darle a conocer la noticia a un infante.

Toma en cuenta lo siguiente:

Sé honesto con los niños y aliéntalos a que hagan preguntas. Aunque quizá haya preguntas que no sepas contestar, es importante crear una atmósfera de confianza y apertura, y que transmita a los niños el mensaje de que no hay una manera correcta ni equivocada de sentirse

Te recomendamos evitar utilizar eufemismos, por ejemplo, decir que los seres queridos "se han ido lejos" o "están durmiendo" o incluso que su familia ha "perdido" a esa persona.

Toma en cuenta la edad de tus hijos, ya que mientras van creciendo el tipo de preguntas y sus dudas serán muy distintos, y de la misma forma la complejidad de cómo contestarles es diferente. Por ejemplo:

  • Hasta los 5 o 6 años de edad, la imagen que tienen los niños del mundo es muy literal. Por eso te recomendamos explicarle la muerte a tus hijos utilizando un lenguaje muy concreto.
  • Entre los 6 y 10 años, los niños empiezan comprender que la muerte es algo definitivo, incluso aunque no entiendan que esto le ocurrirá a todos los seres vivos algún día
  • Un adolescente que pregunta por qué alguien tiene que morir probablemente no está buscando respuestas literales, sino empezando a explorar la idea del sentido de la vida.