Como expertos en funerales, en Cristo Rey te contamos sobre las etapas del duelo tras la muerte de un ser querido, conócelas y toma en cuenta para superar una perdida importante en la vida.


-Etapa de la negación: Es una etapa en la que, aunque nos expresemos verbalmente aceptando la información de que el ser querido ha muerto, pero en realidad no procesamos la información lo que lleva a abandonar esta etapa.


-Etapa de la ira: El duelo produce una tristeza profunda que sabemos que no puede ser aliviada actuando sobre su causa, porque la muerte no es reversible. La muerte es percibida como el resultado de una decisión, y por eso se buscan culpables por lo que se siente una carga emocional muy fuerte, por lo que es fácil sufrir estallidos de ira.


-Etapa de la negociación: En esta etapa se intenta crear una ficción que permita ver la muerte como una posibilidad que estamos en posición de impedir que ocurra. Se ofrece la fantasía de estar en control de la situación, el dolor es aliviado imaginando que hemos retrocedido en el tiempo y que no hay ninguna vida en peligro.


-Etapa de la depresión: Se deja fantasear con realidades paralelas y volvemos al presente con una profunda sensación de vacío porque el ser querido ya no está ahí. Hay que aprender a aceptar que la otra persona se ha ido y empezar a vivir en una realidad que está definida por esa ausencia. En esta etapa es normar que se noten más cansados, incapaces de concebir la idea de que vayamos a salir de ese estado de tristeza y melancolía.


-Etapa de aceptación: Es en el momento en el que se acepta la muerte del ser querido cuando se aprende a seguir viviendo en un mundo en el que ya no está, y se acepta que ese sentimiento de superación está bien. En parte, esta fase se da porque la huella que el dolor emocional del duelo se va extinguiendo con el tiempo.


Es importante saber que es posible reconciliarse con esta realidad y seguir hacia adelante manteniendo una salud mental equilibrada y sana, ya sea habiendo recurrido a psicoterapia o sin haberlo hecho, en caso de que no haya hecho falta.